filtros activos

Bitsa

Los métodos de pago tradicionales han cambiado, ya que Internet permite adquirir cualquier artículo en pocos minutos. Una preocupación habitual en los usuarios era el rastro que dejaban sus compras, pero este problema se ha solucionado con las tarjetas Bitsa, que son aptas para jóvenes y adultos, se gestionan de forma muy sencilla y, además, aportan nuevas prestaciones. Como ocurre con las tarjetas Bitnovo o cryto voucher.

Una tarjeta prepago sin cuenta bancaria

Actualmente, la inmensa mayoría de tarjetas están sujetas a una cuenta bancaria y su saldo depende del estado de este depósito. La tarjeta prepago visa utiliza dinero electrónico y, por ese motivo, no depende de ningún banco. Este artículo de pago está gestionado por una entidad llamada Bitsa Card que gestiona una importante variedad de productos financieros en Europa.

El comercio electrónico todavía genera dudas en algunos usuarios, pero hace años que está asentado en el mercado y es totalmente seguro, al igual que esta tarjeta. Además, la empresa que las fabrica y gestiona dispone de un servicio de atención al cliente en el que el usuario puede despejar todas sus dudas.

Una de las grandes ventajas que ofrece es que se recarga en muy poco tiempo porque no es necesario acudir a ninguna entidad bancaria. Todo se gestiona a través de una aplicación que la entidad ofrece a las personas que adquieren y dan de alta esta tarjeta.

Compras seguras en físico y digital con la tarjeta visa prepago

Esta tarjeta es el mejor instrumento para hacer cualquier tipo de compra. En primer lugar, ofrece privacidad, ya que ninguna entidad bancaria puede registrar los movimientos de dinero que se produzcan en la tarjeta. Además, evita que otra persona pueda ver la entrada o salida de saldo si la cuenta bancaria es compartida.

Las compras que se realizan en internet con esta tarjeta son totalmente seguras. Otro aspecto muy importante es que este instrumento también se puede utilizar para pagar en establecimientos físicos como restaurantes o tiendas de ropa. No hay que olvidar que se trata de una tarjeta visa prepago, y esto permite realizar transferencias de dinero a otras cuentas o tarjetas, aunque es imprescindible que se encuentren dentro de la zona Euro.

Otra ventaja muy valorada es que permite retirar dinero en cajeros de las entidades que tengan firmado algún tipo de convenio con Visa. Generalmente, esta tarjeta se utiliza para hacer compras en la red, pero es muy útil poder retirar dinero físico de un cajero en caso de emergencia. Esta tarjeta ofrece las dos opciones. Además, algunos usuarios prefieren utilizar el dinero físico porque, de esta forma, llevan un control más riguroso de sus gastos.

Otro de los cambios que ha traído el desarrollo de internet ha afectado directamente al dinero. Esta tarjeta está adaptada a las últimas tendencias del mercado y se puede recargar con cupones o con criptomonedas, que son unas monedas virtuales que sirven como objeto de intercambio de productos y servicios.

Este dinero digital también es totalmente seguro porque emplea un sistema de criptografía que sirve para verificar todas las transacciones que se realizan con estas monedas virtuales. Además, el mercado de las criptomonedas está sometido a una regulación que controla el fraude o la creación de criptomonedas particulares, que alterarían las reglas de este entorno.

El valor de controlar el dinero

Esta es una tarjeta prepago, y este factor ayuda a controlar el dinero. Funciona con el saldo que se le administra y no se puede emplear para realizar ninguna compra que supere la cantidad con la que se ha cargado. Esto ayuda al usuario a tener una noción clara sobre los productos o servicios que puede adquirir, y a controlar el dinero que está en disposición de enviar. Pero sobre todo, evita la creación de una deuda que perjudique la economía del titular de la tarjeta.

Una tarjeta visa prepago para jóvenes y adultos

Generalmente las tarjetas bancarias prepago solo pueden estar a nombre de personas que hayan cumplido la mayoría de edad, pero los adolescentes con edades comprendidas entre los 14 y los 17 años pueden utilizar esta tarjeta, aunque cumpliendo una serie de requisitos que garantizan que no se comente ningún tipo de ilegalidad, ni que la persona queda perjudicada.

Los usuarios que todavía no hayan cumplido los 18 años se tienen que registrar siguiendo la modalidad Young, que necesita la autorización de adultos como los padres o los tutores legales de la persona. Este registro se realiza en la Aplicación que está disponible en iOS y en Android, y se puede completar en pocos minutos. Tan solo hay que rellenar datos personales como el nombre y los apellidos, la dirección y la fecha de nacimiento.

En el momento que la persona escribe su año de nacimiento, el sistema detecta que es menor de edad. Para seguir con el proceso se debe aportar el correo electrónico del adulto que legalmente esté a su cargo. Además, sus padres o tutores tienen que registrar su DNI y una autorización que indique que el menor puede utilizar esta tarjeta.

Todos estos procesos sirven para proteger los menores de 18 años. Pero si la persona cuenta con la autorización de sus padres puede utilizar la tarjeta de la misma forma que lo haría un adulto. La tarjeta de Bitsa le proporciona la independencia necesaria para comprar, enviar o retirar dinero sin necesidad de avisar continuamente a sus padres o tutores.

Disponer de una tarjeta prepago sin cuenta bancaria gratis

La gran ventaja que ofrece esta tarjeta es que es totalmente gratuita en formato digital. Si se adquiere en físico hay que abonar 19,95 euros, que es el coste del material, aunque luego no habrá que afrontar cuotas de mantenimiento. Además, las consultas al servicio de atención al cliente no tienen ningún coste

Todo esto convierte a la tarjeta Bitsa en un producto tremendamente económico que da la independencia que necesitan tanto adultos como jóvenes y, sobre todo, que permite invertir el dinero en cualquier producto o servicio sin dejar rastro. Una tarjeta con todas las garantías, adaptada al mercado actual.

bitsa